Cómo reciclar tus pilas y baterías en casa

Como ya sabemos, las pilas y las baterías, debido a sus componentes, están clasificadas como residuos altamente peligrosos. Contienen elementos que son muy perjudiciales (metales, ácidos, etc…) tanto para el Medio Ambiente como para nuestra salud.

Para gestionar este tipo de residuos correctamente y de una forma sostenible con el planeta, debemos reciclarlos correctamente para recuperar sus componentes y hacer nuevas pilas o baterías (evitando así la extracción de nueva materia prima de la naturaleza)

¿Qué debemos hacer en casa para reciclar nuestra viejas pilas?

Una de las mejores opciones es buscar por casa tus viejas pilas y baterías e ir almacenándolas en una botella de plástico, la cual puedas cerrar con un tapón herméticamente.

Una vez la botella se vaya llenado, lo correcto es llevarla a un punto limpio para que le den un correcto tratamiento a este tipo de residuos tan contaminantes y nocivos.

Un aspecto realmente importante a destacar es que no podemos almacenar las pilas en una botella de plástico indefinidamente. Ya que si se producen fugas en algunas de las pilas, los elementos que contienen en el interior podrían corroer el plástico y los elementos nocivos comenzarían a salir de la botella.

Otro de los aspectos a tener en cuenta a la hora de reciclar nuestros residuos de pilas y acumuladores (RPA) es la ubicación del envase. Es recomendable que en este caso, la botella que contenga las pilas esté en un lugar fresco, con la temperatura no muy alta y que no reciba luz solar directa. Esto evitará posibles fugas del interior de las pilas.

También debemos asegurarnos que la botella donde almacenemos las pilas esté completamente seca y que no tenga ningún tipo de fuga o abertura.

Lo ideal, para no generar tantas pilas gastadas que ya no funcionan, es optar por las pilas recargables. Estas pilas de múltiples usos son muchas más sostenibles con el Medio Ambiente que las pilas convencionales y presentan muchos beneficios respecto a las otras.

Y por último, lo que nunca debemos hacer, es tirar las pilas (ya sean recargables o convencionales) a la basura convencional. Los elementos nocivos que contienen las pilas acabarías filtrándose al subsuelo terrestre y contaminando miles de litros de agua de los acuíferos durante cientos de años.

¡Gracias por reciclar tus pilas correctamente!