Utiliza pilas recargables para ayudar al medio ambiente

Hoy, en el Día Mundial de la Eficiencia Energética, desde Recicla tus Pilas Andalucía, os contamos varios motivos por lo que utilizar pilas recargables es menos contaminante para el planeta que utilizar pilas convencionales.

Como todos los años, el 5 de marzo se celebra el Día Mundial de la Eficiencia Energética. Una jornada destinada a concienciar a la población sobre la importancia que tiene el uso racional de la energía.

En nuestro hogar, podemos encontrar multitud de aparatos eléctricos y electrónicos que utilizan pilas. Mandos, relojes, teléfonos inalámbricos… Si utilizamos pilas convencionales (no recargables) para todos estos aparatos, a parte de salirnos caro económicamente hablando, estaremos generando muchos residuos de pilas y acumuladores (RPA). Ya que una pila convencional es de un solo uso, y una recargable podremos utilizarlas en algunos casos hasta 300 veces.

Ventajas de las pilas recargables

1- Económicas: las pilas recargables son bastante más caras que las pilas convencionales, pero se amortizan rápidamente. Como hemos comentado, una pila recargable podremos utilizarla hasta en 300 ocasiones. Lo que significa que por muy cara que nos cueste, la amortizaremos seguro.

2- Sostenibles con el medio ambiente: las pilas convencionales o de un solo uso son altamente contaminantes para el planeta al igual que las pilas recargables. La diferencia es que de las pilas convencionales generaremos muchos más residuos que de las recargables.

3- Cómodas: cuando se nos gasta una pila recargable, es muy fácil volver a utilizarla. Solo tendremos que volver a cargarla de nuevo y no tendremos que desplazarnos a comprar nuevas. En un post de la página de Recicla tus Pilas Andalucía, os contamos los tipos de pilas recargables que existen.

Desventajas de las pilas recargables

1- Duración: las pilas recargables tienen menos capacidad que las pilas convencionales, por lo tanto duran menos. Esto lo podremos solucionar utilizando un segundo juego de pilas.

2- Descarga: otro de los inconveniente que presentan las pilas recargables es que se descargan a una mayor velocidad que las pilas convencionales. Si no las utilizamos en mucho tiempo, se descargarán por completo. Esto es muy fácil de solucionar, basta con cargarlas de nuevo.

En definitiva, aunque las pilas recargables tengan algunos inconvenientes respecto a las convencionales, usándolas estamos ayudando al medio ambiente y a evitar el cambio climático.

¡Y recuerda! Sean del tipo que sean, una vez su vida útil haya acabado, debemos reciclarlas correctamente.