Todo lo que debes saber sobre las pilas y baterías recargables

Las pilas y baterías recargables son mucho menos contaminantes para el medio ambiente que las pilas o las baterías convencionales. Aunque sus elementos químicos sean prácticamente los mismos que los que se utilizan para fabricar las otras pilas y baterías, su vida útil es mucho mayor.

Por lo tanto, si podemos evitar utilizar las pilas convencionales, estaremos siendo mucho más sostenibles con el medio ambiente. Las recargables también tiene un precio más elevado que las convencionales, pero a la larga nos será más rentable ya que podemos utilizarlas repetidas veces.

Tipos de baterías o pilas recargables

Ni-Cd: Níquel Cadmio

Este tipo de baterías cada vez son menos usadas debido a su efecto memoria y a lo altamente contaminante que es el cadmio. Una de las ventajas que tienen respecto a las otras baterías recargables es su vida útil, considerablemente mayor que las del resto de baterías recargables. Suelen tener más de 1000 ciclos de carga.

Ni-Mh: Niquel e Hidruro Metálico

Este tipo de baterías son muy parecidas a las de Niquel Cadmio pero con la gran diferencia de que no contienen cadmio, este mineral altamente contaminante para la naturaleza. Este tipo de batería suelen tener mayor capacidad de carga que las de cadmio, además, sufren menos el efecto memoria.

Li-Ion: Iones de Litio

Estas son las baterías y pilas más utilizadas en la actualidad. Poseen una gran capacidad de carga además de no tener el llamado efecto memoria. Estas baterías son usadas en la actualidad en smartphones, ordenadores portátiles, tablets, etc…

Recomendaciones para prolongar la vida útil de tu batería recargable

Como hemos comentado en anteriores publicaciones de nuestra web, el modo de tratar nuestra batería recargable será imprescindible para alargar su vida útil. Si seguimos esta serie de recomendaciones nuestra batería nos durará años:

  • No cargar la batería dentro de ningún objeto como por ejemplos mochilas o cajones. Si hubiese un recalentamiento en la carga de podrías producir fugas y provocar un incendio.
  • Nunca debemos dejar nuestra power bank al sol, ya que los líquidos que hay en su interior se podrían recalentar y se podrían provocar fugas externas.
  • Tampoco debemos poner el dispositivo que estemos cargando encima de la power bank, ya que ambos dispositivos comenzarán a subir su temperatura considerablemente.
  • Debemos procurar que la batería externa nunca baje del 20% de su capacidad, ya que de este modo irá bajando el rendimiento gradualmente.
  • Cuando no vayamos a usar la batería en un largo periodo de tiempo, es recomendable guardarla con una carga del 50% de su capacidad al menos.

Y recuerda, sea el tipo de batería o pila que sea, bajo ningún concepto debemos arrojarlas a la basura convencional. ¡Recíclalas correctamente!