¿Sabes cómo se tratan los residuos de pilas y acumuladores (RPA) en las plantas de reciclaje?

Cuando reciclamos nuestros residuos de pilas y acumuladores (RPA), ya sea a través de un contenedor habilitado, un gestor autorizado o un punto limpio, dejamos nuestras pilas y baterías y realmente no sabemos cómo serán tratados estos residuos. Hoy desde Recicla tus Pilas Andalucía os vamos a explicar el proceso de una forma clara y concisa a través de distintas fases.

Fase 1: Clasificación

La forma más habitual que tiene la población de reciclar este tipo de residuos es a través de contenedores habilitados y preparados para ello. En este tipo de contenedores suelen ir todas las pilas juntas y lo primero es ordenarlas por tipo o clase. Se clasifican en cuatro grupos: pilas de botón, salina/alcalinas (más del 80% de las pilas recogidas son de este tipo), recargables/litio y plomo. Una vez se han clasificado, estos residuos de pilas y baterías se distribuyen a distintas plantas de tratamiento según su tipo.

Fase 2: El reciclaje

En primer lugar, se procede a la trituración de las pilas y las baterías a través de máquinas específicas para ello. Este proceso sirve para descomponer la pila en trozos muy pequeños para que así sea mucho más fácil dividir y clasificar los distintos componentes que la forman. Los componentes más comunes que se obtienen a través de esta trituración son plásticos (los cuales son completamente reciclables), metales de las carcasas (se utilizan para hacer de nuevo otras pilas) y otros componentes.

Una vez todos los materiales han sido correctamente divididos, se pasa al tratamiento. Existen varias formas de tratar los residuos de pilas y baterías:

Técnicas pirometalúrgicas: este proceso de transformación y separación de los componentes se lleva a cabo con un tratamiento térmico de combustión. El proceso es bastante simple pero consume una gran cantidad de energía comparándolo con otras técnicas de tratamiento.

Técnicas hidrometalúrgicas: esta técnica se lleva a cabo a través de tratamientos químicos, concretamente se disuelven los metales en agua con ácido. Los componentes que se obtienen a través de este proceso vuelven a ser utilizados para la fabricación de nuevas baterías y para la industria siderúrgica.

A continuación vamos a explicar brevemente los elementos que más se extraen según el tipo de pila o batería.

Pilas de botón: el componente que más se recicla de este tipo de pilas es el óxido de plata, que se suele reutilizar para fabricar relojes.

Pilas alcalinas y de cinc: los metales que se obtienen a través de estas pilas son el cinc y el acero, los cuales tienen multitud de uso en la industria.

Baterías recargables de litio (power banks): los principales componentes que se reciclan de este tipo de baterías son el cobalto y el hierro.

Gracias a todos estos tratamientos de los residuos de pilas y baterías (RPA) estamos evitando entre otras cosas, la extracción de nuevos minerales de la naturaleza, ya que la mayoría de los componentes pueden ser reutilizados. Desde Recicla tus Pilas Andalucía os animamos a todos a seguir reciclando los residuos de pilas y baterías (RPA) para ayudar a conservar el medio ambiente.