Medidas para reducir el impacto ambiental de pilas y acumuladores

RD 106 2008 medidas prevencion

Administraciones públicas y productores de pilas están obligados a desarrollar medidas para prevenir y reducir el impacto medioambiental de pilas y acumuladores. Promover la investigación, lograr un rendimiento más eficiente de estas baterías o implementar tecnologías innovadoras en el tratamiento y reciclaje de los residuos de pilas y acumuladores, son algunas de las obligaciones descritas en el Real Decreto 106/2008 y desarrolladas en el Convenio Marco andaluz.

Medidas como las señaladas son un imperativo legal, pero también, el correcto itinerario trazado para lograr un entorno sostenible y más limpio, ya que una pila puede llegar a contaminar durante mil años debido a sus componentes tóxicos.

En el artículo 13 del RD 106/2008, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos, se definen una serie de medidas de prevención, de mejora de su rendimiento ambiental y de fomento de nuevas tecnologías de tratamiento y reciclaje. Ahí se detalla que las administraciones públicas, en el ámbito de sus respectivas competencias deberán:

  • Promover la investigación y fomentar las mejoras en el rendimiento ambiental de las pilas, acumuladores y baterías durante todo su ciclo de vida, así como el desarrollo y la comercialización de pilas, acumuladores y baterías que contengan cantidades menores de sustancias peligrosas o que contengan sustancias menos contaminantes, en particular las sustitutivas del mercurio, cadmio y plomo en estas aplicaciones.
  • Fomentar el desarrollo de nuevas tecnologías de tratamiento y reciclaje, y promover la investigación de nuevos métodos de reciclaje, ambientalmente más respetuosos y económicamente más eficientes para todos los tipos de pilas y acumuladores.
  • Promover que las instalaciones de tratamiento y reciclaje utilicen procedimientos de gestión ambiental debidamente certificados de acuerdo con el Reglamento 761/2001/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de marzo de 2001, por el que se permite que las organizaciones se adhieran con carácter voluntario a un sistema comunitario de gestión de auditoría ambiental (EMAS), así como de sistemas de calidad y seguridad laboral debidamente certificados.
  • Fomentar el consumo prioritario de las pilas, acumuladores y baterías indicados en el punto anterior, mediante programas de concienciación ciudadana, campañas y otras iniciativas similares en materia de residuos.
  • Promover mediante instrumentos económicos, la recogida de residuos de pilas y acumuladores o fomentar el uso de pilas y acumuladores con sustancias menos contaminantes. Cuando se adopten estos instrumentos, el Ministerio de Medio Ambiente informará a la Comisión Europea sobre las medidas adoptadas.