¿Sabes cómo funcionan las power bank y cómo mantenerlas correctamente?

Las baterías externas o power banks son baterías externas portátiles que sirven para cargar dispositivos eléctricos y electrónicos que tengan un bajo voltaje a través de conexión USB (smathphones, tablets, eBooks…). Hoy en día casi todos los ciudadanos tienen una debido al alto uso que se le da a los dispositivos móviles.

Existen varias tipos de baterías externas como las de litio o las de polímero de litio. Dentro de estas, las hay de distintas capacidades, 5.000 mAh (mili amperios de consumo por hora), 10.000 mAh, 20.000 mAh… A mayor número, mayor capacidad tienen de almacenar energía pero también tardarán más en cargarse por completo.

Cómo cargar tu power bank y tus dispositivos electrónicos

Es muy sencillo, la mayoría de las power bank se pueden cargar de la misma forma que cargar tu dispositivo móvil, con un cargador. Pero tienen una ventaja, también puedes cargarla a través de USB (Input V5) de un ordenador portátil, de una televisión o incluso con otra power bank.

Una vez nuestra batería esté cargada, ya podremos cargar los dispositivos externos. Todas las power bank tienen al menos una salida externa USB aunque los nuevos modelos incluyen más de una salida y además, con carga rápida.

Recomendaciones para prolongar la vida de tu power bank

  • No cargar la batería dentro de ningún objeto como por ejemplos mochilas o cajones. Si hubiese un recalentamiento en la carga de podrías producir fugas y provocar un incendio.
  • Nunca debemos dejar nuestra power bank al sol, ya que los líquidos que hay en su interior se podrían recalentar y se podrían provocar fugas externas.
  • Tampoco debemos poner el dispositivo que estemos cargando encima de la power bank, ya que ambos dispositivos comenzarán a subir su temperatura considerablemente.
  • Debemos procurar que la batería externa nunca baje del 20% de su capacidad, ya que de este modo irá bajando el rendimiento gradualmente.
  • Cuando no vayamos a usar la batería en un largo periodo de tiempo, es recomendable guardarla con una carga del 50% de su capacidad al menos.

Y recuerda, cuando a tu power bank se le acabe su vida útil… ¡Recíclala correctamente!