Recicla tus Pilas Andalucía recomienda un uso y cuidado responsable de pilas para favorecer su reciclaje sostenible durante la desescalada

El cambio en los hábitos durante la crisis de la COVID-19 está provocando un uso intensivo de aparatos eléctricos y electrónicos, que nos hacen la vida más fácil y llevadera, y que tienen algo en común: muchos de ellos funcionan con pilas o baterías. Aunque con la desescalada se ha ido permitiendo la apertura de establecimientos donde se pueden depositar los Residuos de Pilas y Acumuladores (RPA), lo cierto es que a medida que se flexibilice el confinamiento nos será más fácil llevar nuestras pilas y baterías usadas hasta los contenedores de recogida selectiva para su correcto reciclaje.

No obstante, hasta que llegue ese momento ‘Recicla tus Pilas Andalucía’ ha confeccionado un decálogo de recomendaciones orientadas a optimizar el rendimiento de las pilas y a realizar un almacenaje eficiente y amigable con el medioambiente para reducir la generación de estos residuos.

Con el objetivo de concienciar también mientras dure la desescalada sobre la importancia de la correcta gestión de RPA, ‘Recicla tus Pilas Andalucía’ (impulsada por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, la FAMP y con el apoyo de los SCRAP que operan en la comunidad autónoma y que son Ecolec, Ecopilas y ERP España) aconseja a los ciudadanos seguir las siguientes que directrices en el uso y almacenamiento de las pilas:

1- Si observas que las pilas ya no funcionan, sácalas del equipo.

2- Nunca mezcles pilas nuevas y usadas, sólo lograrás reducir la vida útil de ambas.

3- Almacena las pilas en lugar seco a temperatura ambiente. Las temperaturas extremas reducen su rendimiento.

4- Saca las pilas de los aparatos que no vayas a utilizar durante largo tiempo para evitar daños y derrames en su interior.

5- Verifica la fecha de caducidad de las pilas.

6- No mezcles en el mismo aparato pilas de diferentes tipos.

7- Coloca las pilas con la polaridad correcta, de lo contrario pueden dañar el equipo.

8- No abras las pilas ni intentes recargarlas si no son pilas recargables.

9- Si vas a desechar un equipo, asegúrate antes de haber quitado las pilas. Ten en cuenta que siguen procesos de reciclaje diferentes.

10- Y, por último, si no puedes desplazarte hasta el punto donde haya un contenedor de pilas para su correcto reciclaje, almacénalas y espera a poder hacerlo. No debes tirarlas nunca al contenedor de la basura.

Los efectos contaminantes de las pilas y la importancia de su reciclaje

Las pilas y acumuladores son una valiosa fuente de materias primas secundarias por su contenido en metales como el zinc, el níquel, el cobalto o la plata. El correcto tratamiento de estos residuos evita que se produzcan peligrosos vertidos al medio ambiente de metales pesados contaminantes, como el mercurio, el plomo o el cadmio y posibilita también la reutilización de estos y otros muchos metales.

Impedir que los RPA acaben en un vertedero de residuos urbanos es clave para evitar su filtración al subsuelo y con ello la contaminación de tierras y acuíferos. Y es que una pila puede llegar a contaminar durante mil años debido a sus componentes tóxicos persistentes. El reciclaje de pilas es por tanto fundamental para velar por la vida del planeta favoreciendo un entorno saludable y minimizando la explotación de sus recursos naturales.