El futuro de las baterías de los coches eléctricos

Últimamente se está hablando mucho sobre el futuro de las baterías de los coches eléctricos. Anteriormente en la sección de noticias de Recicla tus Pilas Andalucía, hemos hablado del problema del reciclaje de este tipo de baterías.

Actualmente se están construyendo en el mundo, sobre todo en el mercado asiático, millones de baterías para los coches eléctricos. El problema es la falta de estandarización en las fábricas por parte de los distintos fabricantes, lo cual presenta un gran problema para el posterior reciclaje de este tipo de baterías.

Se está hablando mucho que el futuro de estas baterías está en prescindir del cobalto para su fabricación, lo cual muchos gigantes de la fabricación de los coches eléctricos ya están desarrollando.

El futuro de las baterías

Hoy en día, las baterías más utilizadas para la fabricación de los coches eléctricos son las de Ion-Litio. Este tipo de baterías que llevan ya varios años circulando ofrecen una autonomía aproximada de entre 300 y 600 kilómetros de autonomía y su precio es bastante elevado.

Actualmente, la startup asiática SVOLT Energy Technology, está trabajando en baterías que permitirán la carga inalámbrica en los coches eléctricos. Además, se habla que está nueva tecnología permitirá una autonomía de casi 800km y más de 2000 ciclos de carga.

El cobalto tiene las propiedades necesarias para potenciar otros minerales como pueden ser el litio, el componente más utilizado en la actualidad para la construcción de las baterías de Ion-Litio. El problema del cobalto, a parte de su elevado precio es que altamente contaminante para el Medio Ambiente.

Al prescindir del cobalto, se reduciría el precio de las baterías y también serían muchos más sostenibles con el Medio Ambiente.

SVOLT Energy Technology tiene previsto construir en Europa antes de 2025 alrededor de 5 de sus plantas de fabricación para cubrir el mercado europeo.

Lo que está claro es que el reciclaje de las baterías de los coches eléctricos debe avanzar y evolucionar a la misma vez que se fabrican millones de baterías en todo el mundo.

De lo contrario, dentro de un futuro próximo habrá toneladas y toneladas de litio que no sabremos cómo reciclar debido a su alto volumen.