¿Alguna vez has oído hablar de las Pilas de Bagdag? Podrían ser las primeras pilas de la historia

Wilhelm Konig, un reputado arqueólogo alemán, estaba excavando en el territorio comprendido entre Irán e Irak allá por el año 1938. Wilhelm trabajaba para el museo nacional de Irak cuando descubrió un importante hallazgo a las afuera de la ciudad Bagdag.

El arqueólogo encontró una serie de jarrones de arcilla que datan del siglo III a.C. Estos jarrones medían aproximadamente unos 14 cm de longitud y 4 cm de diámetro. En su interior tenía un cilindro de cobre que estaba fijado a la boca del jarrón y a su vez este cilindro tenía en su interior una lámina de hierro. ¿Podrían ser las primeras pilas de la historia?

Según la teoría, el hueco que hay entre el jarrón y el cilindro se llenaría con algún líquido con electrolitos (es la sustancia responsable de conducir la electricidad). Se cree que en esa época ese líquido podría ser vinagre o vino, ya que se han encontrado restos de algún agente ácido. Para generar corriente eléctrica se necesitan dos metales de distinta carga eléctrica y los electrolitos.

En el año 1970 un investigador alemán creó una batería similar que funcionaba a base de zumo de uva la cual logró producir 0,87 voltios. Hoy en día no se sabe muy bien cuál era el verdadero uso de estos jarrones de arcilla pero algunas teorías dicen que se usaría para galvanizar metales, otras teorías afirman que podría ser usada en medicina para generar chispas y ser usado como analgésico.

Se llegaron a encontrar un total de 12 baterías, las cuales fueron enviadas al museo de Bagdag para exponerlas y estudiarlas. Tras estudiar todas las hipótesis, es muy difícil resolver este misterio arqueológico y saber para qué eran utilizadas realmente este ‘prototipo’ de batería.

¿Para qué crees que se usarían?